3er Lugar Concurso de periodismo “Las Historias que nos mueven”

3er Lugar Concurso de periodismo “Las Historias que nos mueven”

Neni, sinónimo de mujer emprendedora

Autor | Carolina Briones

Son las dos de la mañana, en la aparente tranquilidad de la noche, el timbre del teléfono avisa que alguien está llamando. La voz somnolienta de Wendy Cano León pregunta ¿cómo puedo ayudarte? 

Del otro lado, una voz femenina pregunta ¿vi en tu página una bolsa que me gustó mucho, puedes darme informes? ¡Por supuesto! En este momento su voz es clara y sus sentidos se mantienen alertas.

  • ¿Cuál es la que te interesa? 
  • - La tengo en dos colores, neni - 
  • -  El precio es de 3,500 pesos, es original, de marca - 
  • - Pásame tu número de cuenta para transferirte, neni -
  • - Ya quedó, Neni, quieres checarlo-

Rápidamente Wendy checa que haya caído el depósito y confirma el éxito de la operación, sin pensar que “la operación” forma parte de una nueva forma de negocio para obtener ingresos sin contar con un horario fijo de trabajo. 

La “economía neni”, como se conoce de manera coloquial genera alrededor de nueve millones 500 mil pesos diariamente, aseguró el académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociedades (FCPyS) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), José Ignacio Martínez Cortés. 

Ambas, compradora y vendedora, acuerdan la hora y el sitio de entrega, ¿tu dirección, por favor?  Te entrego mañana. Por supuesto, la bolsa va perfectamente empacada, sanitizada y se mantienen todas las medidas sanitarias: “sana distancia, uso de cubrebocas y el rosto cubierto con una careta de policarbonato”.

Desde mi experiencia, comenta Wendy Cano, si alguien llama a esa hora para preguntar por una bolsa a esa hora hay que contestar rápidamente y mantener la calma “para que quien llama se sienta segura. Ella me recomendó con una amiga y ésta con otra y así poco a poco la red fue creciendo”.

En su época de estudiante ya vendía algunas cosas, a compañeras de escuela, conocidas y familiares. En al momento recuerda “al regreso de mis vacaciones cuando alguien chuleaba lo que traía puesto, la pregunta inmediata y obligada era te gusta, te lo vendó. Y ahí descubrí que vender era fácil para mí. 

En cada viaje mis ahorros se incrementaban y “en el siguiente ya traía artículos que podía vender y generar algunos ingresos extras que fueron creciendo conforme la gente pedía bolsas, perfumes, playeras y sudaderas, ropa, tenis, productos de belleza”, entre muchas cosas más.

La pandemia 

Con la pandemia el negocio aumentó y ahora muchas de las ventas se hacen en conversaciones en el marketplace de facebook, instagram o en grupos de WhatsApp de ventas de mujeres, donde se comercializan no solo ropa y accesorios ellas, también para hombres y artículos para la cocina, el hogar, el entretenimiento y hasta comida.

¿Quiénes son las nenis?” El concepto surgió a través de algunos memes y comentarios virtuales hacia el trabajo que realizaba un grupo de mujeres; “neni” es una deformación de palabra “nena”, que usan a modo de amabilidad las vendedoras de las tiendas y una que otra clienta.

A Wendy, el uso del término no le causa ningún conflicto, ella considera que llamarla neni, es una parte del reconocimiento de un nuevo sector de la economía informal, que en la actualidad vive un boom y ha encontrado una forma diferente de vender sus mercancías. 

De acuerdo con información de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del INEGI en México alrededor de 987 mil 339 mujeres perdieron su empleo a causa de la pandemia. En el desempleo total quedaron 154 mil 441 mujeres y 64 mil 981 emprendedoras que generaban trabajo. Sin embargo, es difícil precisar la cifra total.  

“Al inicio de la pandemia hice un inventario de mercancía que tenía guardada y con el conocimiento de algunos grupos de Facebook a los cuales pertenezco como mami are us, mujeres empresarias zona sur, soñadoras, mujeres apoyando, mujeres con valor y MT mujeres trabajando, subí parte de la mercancía que tenía en stock y la empecé a vender rápido y fácilmente”, agregó Wendy Cano.  

Para lograrlo, un hecho importante fue que algunas tiendas departamentales estuvieron cerradas parcial o totalmente, ello representó una gran oportunidad para el proceso de envíos uno a uno. Mientras éstas organizaban grandes pedidos de todo tipo de mercancía, nosotras, las pequeñas emprendedoras vimos una oportunidad de crecimiento y de surtir rápidamente una a una y por supuesto, la aprovechamos.

A decir de Wendy el conocimiento de las plataformas virtuales resultó, para ella, una herramienta fundamental para aumentar las ventas e impulsar el desarrollo de este mercado. A este tipo de operaciones se les conoce también como “bazares virtuales y mercaditos on line”, ya que pueden adquirir mercancías a menor precio, evitan asistir a las tiendas o centros comerciales e incluso apoyan iniciativas de los pequeños. 

Emprendedoras 

Atrás quedaron las ventas directas, en reuniones con amigas, conocidas y familiares, en la actualidad las personas hacen sus pedidos, a través de las redes sociales, con anticipación para celebrar fechas importantes como son: la venida de los Reyes Magos, el14 de febrero, el Día del Estudiante, el Día de las Madres, el regreso a clases, santos y cumpleaños. 

Divorciada, madre de dos hijos adolescentes, Wendy Cano considera que las mujeres emprendedoras, en esta etapa, tuvieron la oportunidad de creer en otras mujeres y establecer relaciones cercanas, pues entregas en la casa para que ellas no salgan y eso, ellas lo agradecen. 

La dinámica de comercio de “las nenis” también se ha convertido en una oportunidad para las mujeres que no tienen un empleo formal y necesitan generar ingresos. 

¿Por qué comprarles? 

El trabajo de ellas radica en un autoempleo al que dedican las 24 horas del día, los siete días de la semana, ya que la forma de ofrecer las mercancías se realiza a través de plataformas digitales, las cuales llevaron a otro nivel la demostración y entrega de la mercancía””. 

Impulsas el comercio local. En el caso de Wendy, las entregas se hacen en un punto fijo o en la puerta de tu casa y con ello se establece una relación de cercanía.

Las nenis contribuyen a reactivar la economía, pues también ofrecen servicios relacionados con la decoración, comida, venta de productos de limpieza, incluso artículos usados en buen estado. Ellas ofrecen productos de buena calidad a precios justos e incluso, más bajos que en el mercado, lo cual provoca que el dinero fluya y los comercios alrededor y la economía en general se vean beneficiados. 

¿Usted ya le compró a una neni?