Equipos vs. Incertidumbre

Equipos vs. Incertidumbre
Javier Gutiérrez Sola, CCO Estafeta

Febrero 16, 2021

A un año del inicio de la pandemia por COVID 19, planear y hacer proyecciones tiene un sentido diferente, hoy en día está muy claro que tenemos muy poco control sobre nada. Sin embargo, una buena planeación sigue siendo el camino para que individuos y empresas avancen, con todo y lo que pueda llegar a ocurrir, siempre será mejor tener un plan que no tenerlo, ese punto de partida nos permitirá hacer ajustes o dar incluso un golpe de timón.

En marzo de 2020, el volumen de carga manejada por Estafeta sufrió una importante caída, el panorama mundial era complicado, nadie podía proyectar la evolución de un escenario que de pronto saltó de las películas a la vida real, un virus infectando países enteros, fronteras cerradas y un alto importante a la actividad comercial, el cielo de verdad anunciaba tormenta.

Como responsables de mantener el barco a flote, en el equipo directivo tomamos medidas inmediatas para procurar la continuidad del negocio.

Observamos de manera prioritaria la seguridad de los colaboradores, la reducción del gasto y el seguimiento puntual a los acontecimientos mundiales para tratar de anticiparnos al impacto, atentos a los cambios.

En medio de la sana distancia, establecimos reuniones diarias que, aunque virtuales, nos permitieron escucharnos, ser proactivos y solidarios, pero sobre todo muy creativos.

Comprobamos que una gran incertidumbre puede, definitivamente, ser neutralizada por un equipo fuerte, comprometido, con capacidad para innovar, ajustar y reinventarse, esa es después de todo la grandeza del género humano. En verdad todos los equipos al interior de la empresa demostraron de qué están hechos, desde aquí mi agradecimiento y reconocimiento para todos ellos.

El incremento lógico en las compras en línea saturó nuestros centros operativos. No es fácil describir lo que vivimos en aquellas semanas, teníamos dos alternativas, una era tratar de salir bien librados y dejar de recibir carga que venía de nuestros grandes clientes para desahogar la operación lo antes posible, eso nos hubiera ahorrado mucha presión, reclamos y molestias. La otra era crecer.

A unos meses de distancia, todos en Estafeta nos sentimos muy satisfechos de haber apostado por el crecimiento de la organización, en menos de 3 meses duplicamos la capacidad operativa, triplicamos la capacidad de respuesta en nuestro call center, integramos a más de 3,500 personas a la empresa, adquirimos vehículos y un avión se sumó a nuestra flota aérea.

El trabajo fue enorme, pero como sucede en estos casos, cada esfuerzo se ha visto recompensado.

En 2021 tenemos frente a nosotros retos aún mayores, el más importante es mantener nuestros niveles de servicio para transmitir a nuestros clientes los beneficios de ese crecimiento y que podamos avanzar juntos, el país lo necesita más que nunca. Estamos listos para ello.

Regresar